De tapas por Logroño

De tapas por Logroño

La calle Laurel no es la única zona para disfrutar de los exquisitos pinchos de la capital de La Rioja. Si vas a visitar la ciudad no te pierdas nuestros consejos.

¿Qué hacer en Logroño?

Logroño es sinónimo de buen comer y beber. No en vano, cuenta con una de las zonas de tapeo más famosas de toda España y su vino tiene una de las denominaciones de origen clave para cualquier amante de los caldos que se precie. Así que si has venido a disfrutar gastronómicamente hablando, Logroño es tu sitio. Sin embargo, merece la pena detenerse en algunos puntos dignos de visitar (¡no todo va a ser comer!):

  • Concatedral de Santa María de la Redonda
  • Iglesia de San Bartolomé
  • Bodegas Franco Españolas
  • Puente de Hierro
  • Parque del Ebro
  • Murallas de Revellín
El puente de Hierro y al fondo las Bodegas Franco-Españolas de Logroño.

El puente de Hierro y al fondo las Bodegas Franco-Españolas de Logroño.

Logroño es una ciudad fácil de pasear, así que es un destino perfecto para una visita de fin de semana. Ahora bien: a nadie se le escapa que de lo más atractivo que hay en Logroño es perderse por sus innumerables bares. Tapear en Logroño es una religión; son más de 60 establecimientos repartidos por la zona vieja: Laurel, Albornoz, San Agustín, travesía a Laurel, San Juan y travesía de San Juan, Ollerías, El Carmen, Marqués de Vallejo y Portales. Como imaginarás, conocerlos todos lleva su tiempo así que te recomendamos pasear con tranquilidad por su casco antiguo y entrar en aquellos que te llamen más la atención.

La Senda de los Elefantes en Logroño: mucho más que la calle Laurel

La calle Laurel de Logroño es seguramente una de las más famosas del callejero español. Sin embargo, los riojanos saben que hay otros muchos lugares cercanos donde tomar un vino. Siendo la más famosa, no es de extrañar que también sea algo más cara que las calles aledañas, ya que en ella terminan todos los turistas que pasan por la ciudad. Pese a ello, merece la pena perderse en ella para entrar en contacto con la parte más lúdica de la ciudad, donde la algarabía campa a sus anchas.

De tapas por la Senda de los Elefantes de #Logroño. Conoce la calle #Laurel y alrededores Clic para tuitear

¿Algunas recomendaciones? En El Soriano se puede disfrutar de una de las comidas típicas de Logroño, el pincho de champiñones; el Blanco y Negro es famoso por el ‘matrimonio’, compuesto de queso de cabra, jamón y frambuesa. Las Quejas es conocido por sus minibocatas y el bar Sebas cuenta con tortilla de patatas digna también de probar por el hambriento visitante. En cuanto a la hora de pedir el vino, si no se tiene mucha idea siempre es buena opción pedir un vino joven o cosechero, para pedirlo basta decir “uno del año”.

El Soriano en Logroño es famoso por sus pinchos de champiñones

El Soriano en Logroño es famoso por sus pinchos de champiñones.

 

La calle San Juan en Logroño

Más de veinte bares ofrecen sus pinchos al público en esta calle. menos concurrida y donde también se pueden tomar pinchos como la alpargata de jamón con salsa de ajo, la tortilla de patatas o la brocheta de solomillo con foie. Un tapeo más tranquilo que en la vecina Laurel y donde probablemente te encuentres a más parroquianos de vinos.

Pinchos en la Senda de los Elefantes de Logroño.

Pinchos en la Senda de los Elefantes de Logroño.

La calle San Agustín, el tapeo de los logroñeses

Una alternativa más barata y aún menos masificada para quienes deseen tomar un buen pincho durante su estancia en Logroño  es la calle San Agustín, muy cerca de la catedral, entre el Espolón y La Redonda.

Como vemos, comer en Logroño a base de tapas es fácil por esta zona y sin duda de lo más representativo de su cultura local. Para saber todos los detalles, en la web de callelaurel.org encontrarás no sólo una explicación de los pinchos más representativos de cada establecimiento sino que además tienes un completo mapa para no perderte nada, clases de tapas e incluso pinchos para celíacos y vegetarianos.

Si quieres completar tu visita, no te pierdas el pueblo de Laguardia, a tan sólo 17,4 kilómetros de Logroño y donde los amantes del enoturismo y la cultura medieval se sentirán como en casa.

Previous 3 Destinos para viajar en la cuesta de enero
Next Ferrol, un viaje al Puerto de la Armada Española

Autor

El Viajero
El Viajero 158 posts

Viajero apasionado por España. Escribo sobre mis viajes y destinos preferidos en www.elmapadelviajero.com

También podría gustarte

Tendencias y Consejos 0 Comentarios

Dónde ir en octubre: los mejores destinos

En lugar de maldecir la llegada del otoño, puedes aprovechar las muchas opciones de viajes baratos para todos los bolsillos que abundan en el mes de octubre para explorar los

Turismo gastronómico 0 Comentarios

Todos los caminos llevan a… ¡Santiago de Compostela!

Cuando hablamos sobre el turismo en Galicia, conocer la capital de la Comunidad no parece ser una opción, más bien se convierte en una obligación, pero no nos dejemos engañar.

Turismo gastronómico 0 Comentarios

Los mejores de la gastronomía española

Norte o sur; zona de costa o de interior. No importa qué zona de España visites, vas a poder conocerla a través de su tradición gastronómica.

0 Comentarios

Sin comentarios!

Tu puedes ser el primero en comentar este artículo!

Deja tu respuesta

10 + 16 =