Tres culturas en una sola ciudad: Toledo

Tres culturas en una sola ciudad: Toledo

A solo 70 km de Madrid puedes conocer tres culturas diferentes. Preparamos una escapada a Toledo para conocer, al detalle, cada una de ellas.

Ciudad de templarios, fortaleza medieval, hogar compartido por judíos, cristianos y musulmanes… Toledo son muchas ciudades en una y merece, al menos, una visita en la vida. No lo decimos nosotros. El 26 de noviembre de 1986, la Unesco declaró la capital castellanomanchega Patrimonio de la Humanidad por constituir una huella clara de la pervivencia de diferentes civilizaciones a lo largo de la historia.

Toledo es la Ciudad de las Tres Culturas por la convivencia de judíos, musulmanes y cristianos… Clic para tuitear

Ahora, en pleno centro de la Península Ibérica, sus ciudadanos ven como el estado del Tajo amenaza de muerte sus vestigios. Pero, el espíritu vigoroso heredado por los toledanos ya lidera la búsqueda de soluciones con las que salvar sus restos históricos. Si aún no has podido admirar la muralla o pasear por sus estrechas calles cargadas de recuerdos antiguos, marca los siguientes puntos de interés en el mapa y lánzate a conocer la Ciudad de las Tres Culturas.

Qué ver en Toledo: las tres culturas

  • La Catedral. Después de la de Sevilla, es la segunda catedral gótica de toda España. Su grandiosidad exterior es inferior a la belleza que aguarda en su interior. Una torre, un techo de 72 bóvedas y 88 columnas conforman este conjunto monumental cuya construcción se inició en el siglo XIII.Catedral Toledo
  • El puente de Alcántara, sobre el río Tajo. Es uno de los mayores símbolos de Toledo y su nombre, del árabe Al-Qantara, significa “El puente”. Obra de los romanos, necesitó una reconstrucción de mano de los árabes y bajo el mandato de Almanzor. Hoy en día, es uno de los accesos al casco antiguo de Toledo.

    Ciudad de las Tres Culturas

    El Puente de Alcántara

  • El Alcázar. Es la construcción monumental que sobresale de la línea del horizonte en las vistas de la ciudad. Situado en la colina más alta de Toledo, el castillo original fue obra de los romanos. Posteriormente, fue reconstruido por mandato de Carlos V, para conseguir una vivienda digna de reyes. En la actualidad, alberga el Museo del Ejército.Alcázar de Toledo
  • La Mezquita del Cristo de la Luz. Fue construida (según reza una inscripción en su fachada) entre los años 990 y 1000 y la única que se conserva completa de las diez que hubo en toda la ciudad. Sobre su nombre, circulan todo tipo de leyendas. Una de ellas asegura que el caballo del Cid, durante la conquista de la ciudad de la mano de Alfonso VI, se arrodilló frente a la mezquita sin querer avanzar. Posteriormente, se descubrió la figura de un Cristo, alumbrada por una lámpara y sepultada tras un tabique por cristianos durante la dominación musulmana. Hoy, el lugar donde se arrodilló Babieca está marcado por una baldosa de color blanco.
  • La Sinagoga de Santa María la Blanca. En el barrio de la judería, fue construida a finales del siglo XII y, posteriormente, fue convertida al cristianismo (de ahí el nombre). Después de visitarla, se puede llegar hasta el Museo del Greco. El centro fue inaugurado en 1912 y, hoy, constituye la sede de una parte de la obra del autor griego.

Un recorrido por la vida ordinaria de Toledo

Los restos religiosos y monumentales dominan el paisaje cuando visitas la ciudad. Pero la esencia de la vida ordinaria también es palpable en el interior del casco antiguo. Cuando planifiques la escapada a Toledo no te olvides de:

  • Visitar el Zocodover. Es la plaza por excelencia, el emplazamiento tradicional de mercadillos y, actualmente, el punto de encuentro de ciudadanos y turistas. ¿De dónde viene el nombre? Zocodover es un término árabe que significa “mercado de las bestias”. Y es que, además del comercio, el emplazamiento también sirvió como escenario de las condenas a los delincuentes.
  • Caminar por sus calles de trazado romano, perderse por ella para encontrarse con su esencia. Además de sus monumentales construcciones, Toledo es una ciudad para recorrer y conocer caminando cada uno de sus secretos.
  • No puedes dejar la ciudad sin comer Carcamusas (el plato típico de Toledo, a base de carne guisada, tomate y un toque picante) o sin sentir la magia de sus noches.Toledo de noche

Estos son solo los imprescindibles de la Ciudad de las Tres Culturas. Si aún no conoces Toledo, no esperes para visitarla y elígela para tu próxima escapada. Es un buen plan, incluso, si te encuentras visitando unos días Madrid, pues, la capital castellanomanchega se encuentra a solo 70 km. No tienes excusa.

Qué ver cerca de Toledo: Oropesa

Si ya has conocido todos los encantos de Toledo y todavía tienes tiempo, merece la pena acercarse a Oropesa, una villa medieval ubicada a menos de 98 km de Toledo. El conjunto de monumentos históricos de Oropesa reúne grandes tesoros como: El Castillo de Oropesa, declarado como bien de interés cultural; la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción; el Colegio de los Jesuitas; el Hospital de San Juan Bautista además de sus conocidas festividades: Jornadas Medievales o Corpus Christi de Lagartera.

 

Previous Viaja mejor con la ayuda de Google
Next Los mejores destinos para viajar en septiembre

Autor

El Viajero
El Viajero 112 posts

Viajero apasionado por España. Escribo sobre mis viajes y destinos preferidos en www.elmapadelviajero.com

También podría gustarte

Turismo de naturaleza 6 Comentarios

Razones (de sobra) para viajar por España

Allí se me ponga el sol donde me den de cenar vino y jamón… nos dice el sabio refranero español. Y ¿qué mejor lugar para disfrutar de la puesta del

Turismo en Asturias 3 Comentarios

Lugares de España para visitar en Primavera

La primavera la sangre altera… y, para los viajeros, cualquier excusa es buena para hacer las maletas y arrancar hacia el siguiente destino. El agradable clima del que se disfruta

Turismo de naturaleza 3 Comentarios

Si tu destino son las Baleares, no te pierdas estas playas

Si el mundo se acaba, que nos pille en alguna de las playas de las Islas Baleares. Y es que, con los ojos cerrados, podríamos dirigirnos a cualquiera y estaríamos

1 Comentario

Deja tu respuesta