Segovia imponente: un Acueducto con historia

Segovia imponente: un Acueducto con historia

Pensar en Segovia es visualizar su Acueducto (y saborear un buen cochinillo). Viajamos hasta la época de los romanos con una visita a esta ciudad histórica.

Cuenta la leyenda que el Acueducto de Segovia fue una obra fallida del diablo a cambio del alma de una joven criada de la ciudad. Así explican los habitantes de esta ciudad castellana el hueco en el que reposa la Virgen de Fuencisla. Según relata el mito, la sirvienta, cansada de bajar a por agua todos los días a la zona más baja de la villa, encomendó su alma al diablo para que encontrase una solución. Este debía asumir el encargo en una sola noche, antes de que saliese el primer rayo de sol. Pero el día le sorprendió antes de colocar la última piedra (en el lugar donde se coloca ahora la figura de la virgen) y tuvo que irse con las manos vacías.

Según la leyenda, una joven criada encomendó su alma al diablo a cambio del Acueducto #Segovia #monumentos Clic para tuitear

Más allá de cuentos y fábulas, la ciudad de Segovia respira historia por todos y cada uno sus adoquines. Planifica una escapada a la capital segoviana y descubre este monumento romano, visita otros rincones de interés como el Alcázar o la Granja de San Ildefonso,  y repón fuerzas antes de volver a casa con un buen cochinillo. ¿Te animas?

¿Qué hacer en Segovia? Visita el Acueducto

Segovia es mucho más que su Acueducto. Pero el trazado y el horizonte de la ciudad están marcados irremediablemente por su figura. Por ello, todo el que lo visita, se queda con la imagen de esta gran obra de ingeniería romana grabada en la mente. Con más de 30 metros de altura y 15 km de conductos subterráneos, el objetivo de este gran canal era llevar agua desde la Sierra de Guadarrama hasta la ciudad.

Las piedras del Acueducto de Segovia no estás fijadas con cemento #AcueductoSegovia Clic para tuitear

Hasta ahora, se fechaba su construcción en el siglo I d.C., pero los últimos estudios la sitúan en el siglo II, durante el imperio de Trajano o de Adriano. En cualquier caso, lo que sí es seguro es el monumental esfuerzo que tuvieron que llevar a cabo los ingenieros romanos. A través de 167 arcos, llevaba el agua por sus más de 16.000 metros y sus desniveles.

Acueducto Segovia

Antes de que te lances a admirar su grandiosidad, te desvelamos uno de los secretos de construcción mejor guardados por los romanos. Los sillares que conformar esta gran estructura están fijados sin ningún tipo de argamasa o cemento. Gracias al equilibrio de fuerzas, estas grandes piedras labradas se mantienen unidas y sin posibilidad de movimiento.

Fin de semana en Segovia, más allá del Acueducto

Segovia es una de las capitales castellanas que no te puedes perder. Junto a Salamanca y Ávila, forma parte del trío de ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad. Por eso, después de conocer y deleitarte con el Acueducto, debes conocer el resto de sus monumentos. Para ello, lo mejor es recorrer el casco antiguo de la capital segoviana. A través de sus callejuelas, irás encontrando joyas como la Casa de los Picos o la Catedral de Santa María.

La silueta del Acueducto constituye la imagen más memorable de la capital castellana. Pero, hay otra figura que también llama la atención por su grandeza: el Alcázar de Segovia. Aunque fue construido como una fortaleza, este edificio palaciego tuvo numerosos usos, entre los que destacan el de residencia real, prisión o centro de artillería. Las vistas desde el punto más alto del Alcázar ofrecen una imagen de Segovia incomparable.

Alcázar de Segovia

Conocer la ciudad y toda su historia te llevará más de un día. Probablemente, más de un fin de semana. Pero, una escapada con estos puntos estratégicos bien marcados, ayudará a despertar tu interés para futuras visitas. Por si te sobra tiempo: visita el Palacio de la Granja de San Ildefonso, a unos 12 km de la ciudad.

 

Previous Tips para viajar en avión: elegir el asiento ideal
Next Catedral de Burgos, la belleza del gótico castellano

Autor

El Viajero
El Viajero 116 posts

<p>Viajero apasionado por España. Escribo sobre mis viajes y destinos preferidos en www.elmapadelviajero.com</p>

También podría gustarte

Destacados 3 Comentarios

El huerto de Calisto y Melibea

La historia del jardín de los enamorados, la creó el escritor Fernando de Rojas para recrear la novela La Celestina en 1502. Calisto y Melibea quedaban en ese Huerto para alimentar su amor y su cómplice y artífice de aquellas quedadas era la prostituta y alcahueta Celestina.

Tendencias y Consejos 0 Comentarios

Viaja mejor con la ayuda de Google

Llevamos un asistente personal en el bolsillo que todo lo encuentra: Google. Pero ¿y si pudiera ayudarnos a organizar un viaje con todos los detalles?

Destacados 3 Comentarios

Un puente de naturaleza en Madrid

Es el momento perfecto para visitar aquellos lugares que siempre has tenido presente… Pero que nunca te has atrevido a ir por pereza de multitudes.

0 Comentarios

Sin comentarios!

Tu puedes ser el primero en comentar este artículo!

Deja tu respuesta