Recorriendo la Almendra Medieval de Vitoria

Recorriendo la Almendra Medieval de Vitoria

La Almendra Medieval en Vitoria es el lugar perfecto para perderse entre calles de sabor histórico y locales con encanto para tomar pinchos.

Vitoria es la gran desconocida entre las grandes ciudades de Euskadi; frente a los encantos bien conocidos de Bilbao y Donosti, la capital de Álava no tiene nada que la desmerezca y, sin embargo, aparece muchas veces relegada. Para quienes estén dispuestos a descubrirla no se arrepentirán: porque Vitoria es historia, es buen ambiente, es arquitectura y es buen comer.

Sede del Parlamento Vasco, lo que sí es conocido es que en los meses de otoño e invierno Vitoria se caracteriza por el frío. Por ello, se recomienda ropa de abrigo para los turistas que quieran callejear sin temer las inclemencias del tiempo en invierno y una chaqueta porque suele refrescar en verano.

Vitoria-Gasteiz es la denominación oficial de esta ciudad que cuenta con más de 240.000 habitantes.

El casco histórico de Vitoria-Gasteiz

Son muchos los paseos que se pueden realizar por Vitoria, pero hay uno imprescindible y es el que discurre por la conocida Almendra Medieval, denominado así por la forma que toma la ruta que discurre por su centro, salpicada de templos, edificios civiles, palacios y casas torres de gran valor artístico y arquitectónico, con representaciones del gótico, barroco, renacentista y neoclásico. Por ello, fue declarada Conjunto Monumental en el año 1997, con una conservación de su trazado medieval digna de conocer.

La ruta de la Almendra: qué ver

La ciudad fue fundada  hace 8 siglos por Sancho VI El Sabio y su casco viejo se asienta sobre una colina que preside la catedral de Santa María. Para visitarlo, lo mejor es tomar una a una las calles que la circunvalan y que toman el nombre de quienes trabajaban en cada una de ellas: Correría, Herrería, Zapatería, Cuchillería, Pintorería…

Lo más destacado del casco viejo de Vitoria son los siguientes edificios:

  • Catedral de Santa María o catedral vieja, es de estilo gótico y se puede disfrutar previa reserva de la visita a través del programa ‘Abierto por Obras’. Los problemas estructurales han hecho mella en ella y por eso lleva inmersa en una profunda rehabilitación desde hace años. Con una duración de una hora, la visita se puede concertar online, a través de correo electrónico a visitas@catedralvitoria.com o  llamando al 945 255 135. En cuanto al precio, la entrada vale 8.5€ aunque estudiantes, mayores de 65, profesores, familias numerosas, parados y personas con discapacidad tienen un precio reducido de 5,5€. Niños menores de 6 años entran gratis y hasta las 12 años pagan un euro.
  • Torre de doña Ochanda: es una casa fuerte del  siglo XV reconstruida por Andrés Martínez de Iruña un siglo después. Actualmente alberga el Museo de Ciencias Naturales de Álava. Destacan sus almenas defensivas y es de estilo gótico- renacentista.
  • Muralla medieval: se construyó a finales del siglo XI y se conserva aproximadamente la mitad de sus 900 metros y veintena de torreones originales.
  • Casa del Cordón: este palacio sito en la calle Cuchillería se llama así por el cordón de la orden franciscana del arco que se halla en una de las entradas de la casa. La construyó un comerciante judío converso, Juan Sánchez de Bilbao, en el siglo XV, y es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil de caracter gótico. Felipe el Hermoso y Juana la Loca fueron dos de sus más famosos huéspedes.
Torre Ochanda en Vitoria.

Torre Ochanda en Vitoria.

Vitoria es una ciudad fácil de pasear y apta para todos los públicos gracias a las rampas mecánicas que salvan buena parte de los desniveles que existen en la Almendra Medieval, así que no supondrá un impedimento para acudir con personas de todas las edades.

¿Qué más hacer en Vitoria?

Sin duda, otro de los placeres del viajero tras recorrer sus múltiples rincones históricos es dejarse caer por una de sus muchas tascas. Y es que el casco viejo es el lugar ideal para tomar unas cañas o vinos y, por supuesto, para degustar sus pinchos. La tortilla de patatas, tanto rellena como en su versión más tradicional, es un imprescindible en todos los bares. El bacalao, los champiñones, los antxopis y las croquetas también son típicas en prácticamente todos los establecimientos.

Cómo no, los vinos de la zona son estupendos para cualquier momento así que se puede optar por un vino del año o un crianza para paliar la sed de la caminata. No dejes escapar la oportunidad e comer en Vitoria y, si el presupuesto lo permite, también se puede acudir a uno de los muchos restaurantes.

Perderse por el Anillo Verde

Si el visitante dispone de más tiempo en Gasteiz, también es muy recomendable pasear acercarse al Anillo Verde formados por seis parques y con zona apta tanto para viandantes como ciclistas con numerosas zonas de descanso.

Si no se tiene suficiente tiempo, una opción es hacer el recorrido desde el centro hasta el palacio de Ajuria Enea, residencia oficial del lehendakari que se encuentra en el paseo Fray Francisco de Vitoria, un recorrido de apenas 15 minutos ameno del que disfrutar sin coches.

Visitar el Museo Fournier de Naipes

Sí, las famosas cartas vienen de Vitoria y en esta ciudad hay además un museo dedicado al estudio y exposición de naipes de todo el mundo y de todos los tiempos. Se encuentra en el palacio de Bendaña, en pleno casco medieval, con piezas desde el siglo XV.

Descubre #Vitoria y su Almendra Medieval: pinchos y cultura al alcance de todos #turismo #Álava Clic para tuitear

 

Previous Qué ver en Laguardia
Next 3 destinos para huir de las Navidades

Autor

El Viajero
El Viajero 158 posts

Viajero apasionado por España. Escribo sobre mis viajes y destinos preferidos en www.elmapadelviajero.com

También podría gustarte

Turismo cultural 0 Comentarios

Qué ver en Mondoñedo

Mondoñedo es una población de Lugo repleta de historia y con un barrio tan pintoresco como el de Muíños que por sí solo bien merece una visita

Turismo cinematográfico 2 Comentarios

Turismo cinematográfico: ¡disfruta de un viaje de película!

Nuestro país se ha convertido en un gran referente del turismo cinematográfico. El éxito de nuestros pueblos y ciudades como ‘plató natural’ convence a a los amantes del séptimo arte y también tiene una gran influencia sobre los apasionados por los viajes. Exploramos los destinos cinematográficos más peculiares de España.

Turismo cultural 1 Comentario

Segovia imponente: un Acueducto con historia

Pensar en Segovia es visualizar su Acueducto (y saborear un buen cochinillo). Viajamos hasta la época de los romanos con una visita a esta ciudad histórica.

1 Comentario

  1. […] capital de Navarra conjuga tradición y modernidad. Si estás de paso (desde Logroño o desde Vitoria es fácil llegar a ella) dispones de un buen número de razones para detenerte a conocerla. Aquí […]

Deja tu respuesta